miércoles, 12 de febrero de 2020

Coronavirus ¿Qué es?

www.infoguia.com

Los coronavirus son una amplia familia de virus cuyo origen es desconocido, los cuales fueron descubiertos en la década de los 60, y su nombre se debe a unas puntas que forman una corona en la superficie, estructuras que son observables al microscopio.  Estos virus pueden infectar a una gran cantidad de animales, pero solo algunos de éstos, pueden ser causa de diversas enfermedades en humanos, las que pueden variar desde el resfriado común hasta enfermedades respiratorias graves como la neumonía. 


Pero no todos los coronavirus son peligrosos para los humanos, de hecho la mayoría de las personas han contraído en algún momento un coronavirus, sobre todo en la infancia cuando estamos más expuestos a los cambios de temperatura a causas del clima. 
Se conoce que son siete los coronavirus que pueden infectar a los humanos, cuatro de ellos pueden causar infecciones respiratorias leves, siendo susceptibles a tratamientos que ayudan a la total recuperación del enfermo, otros dos, el del SARS surgido en 2002 y el del MERS surgido en 2012, pueden causar neumonías y son potencialmente mortales de no ser tratados a tiempo.

El séptimo de estos virus se dio a conocer a finales del 2019, y está causando gran preocupación a nivel mundial por la facilidad y rapidez en la que ocurre el contagio. Se trata del coronavirus surgido en Wuhan, llamado 2019-nCoV.

Entre los coronavirus más conocidos que afectan a los humanos, tenemos:
•          SRAS-CoV: El síndrome respiratorio agudo y grave, también conocido como SARS, se inició en noviembre de 2002 en China, infectando a más de 8.000 personas en 37 países, provocando 700 muertes, siendo una mortalidad del 10% aproximadamente.
•          MERS-CoV: El coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio , conocido como MERS, fue detectado en el año 2012 en Arabia Saudita, y hasta octubre de 2019 se han notificado más de 2.400 casos en distintos países, con más de 800 muertes, siendo su mortalidad del 35%.
•          2019nCoV: o virus de Wuhan (China), conociéndose los primeros casos a finales de diciembre de 2019, y desde entonces el número de casos va en aumento, y su transmisión de persona a persona se ha acelerado, superando los casos de la epidemia de SARS, pero con una tasa de mortalidad hasta ahora baja.

La aparición de cualquier nuevo virus que afecte a la población es considerada una amenaza para la salud pública. Pero en el caso del coronavirus de Wuhan, la preocupación aumenta porque su forma de transmisión es por vía respiratoria, dificultando aún más su control o contención. Por otro lado, se ha determinado que puede ser contagiosa aún antes de provocar síntomas en aquellas personas portadoras del virus pero que se sienten bien (portadores sanos), lo que aumenta potencialmente el riesgo de extenderse a nivel mundial y causar una pandemia.

Los primeros casos de esta epidemia, de detectaron en personas que habían estado en un mercado de Wuhan donde se venden animales vivos, por lo que el primer contagio se originó a partir de uno de los animales del mercado, pero aún no se sabe cuál de éstos fue. No obstante un estudio publicado indica que este coronavirus procede de un virus endémico en poblaciones de murciélagos de China, sin determinar la forma de contaminación en humanos, si fue de forma directa o si fue a través de otra especie como intermediario.

Vale indicar que sólo se puede contraer el virus 2019-nCoV si se entra en contacto con personas que lo padecen.

Como en otros virus que causan neumonía, el contagio se produce generalmente por vía respiratoria, a través de la nebulización que se produce al toser, estornudar o hablar, por ello es frecuente el uso de tapabocas. Entre los principales síntomas de infección por éste coronavirus, tenemos:


  • Fatiga.
  • Dolor de garganta y de cabeza.
  • Fiebre.
  • Escalofríos y malestar general.
  • Dificultad para respirar o disnea.
  • Secreción y goteo nasal.
  • Tos con flema. 
                  
Los síntomas más graves, y la mayor mortalidad se registran en personas mayores y niños, en personas inmunosuprimidas a causa de enfermedades crónicas como la diabetes, el cáncer o enfermedades pulmonares, de tal manera que en estos casos puede ocasionar insuficiencia respiratoria.

Para conocer la forma para determinar si el malestar que sufre un paciente proviene de un simple resfriado o de un coronavirus, consultamos con Luis Traviezo, Licenciado en Bioanálisis, Profesor titular e investigador del Decanato de Ciencias de la Salud de la Universidad Centroccidental “Lisandro Alvarado” quien refiere que se pueden realizar a nivel de laboratorio, análisis de anticuerpos en sangre, los cuales indicarán si estamos en presencia de virus.

Nos comenta también que hasta ahora no se dispone de tratamiento específico ni vacuna contra el coronavirus de Wuhan, sin embargo podemos seguir algunas medidas preventivas  que pueden ayudarnos a evitar el contagio de éste y otros virus:

Es necesario mantener una higiene básica, es la forma más efectiva para evitar contraer el virus, especialmente en los lugares donde ya se han reportado casos, porque poseen un mayor riesgo de transmisión.
Es muy conveniente lavarse las manos y la cara con abundante agua y jabón, sobre todo si se ha estado en la calle o en lugares de atención médica.
Evitar el contacto con personas ya infectadas, protegiendo especialmente los ojos, la nariz y la boca. A quienes puedan estar en contacto con posibles afectados se les aconseja el uso de mascarillas y ropa descartable.
Evitar tocarse la cara, la nariz y la boca con las manos sin lavar.
Al toser y estornudar es importante usar pañuelos, y luego lavarse las manos.
Mantener la limpieza y desinfección de objetos y áreas de la casa, oficina y todos los espacios públicos como las escuelas, colegios y liceos.

Destaca que es importante no automedicarse y ante cualquier síntoma, acudir al médico quien determinará si se trata de un virus u otra enfermedad, además de indicar el procedimiento y tratamiento adecuado, que dependiendo de sus síntomas y la gravedad del paciente, consiste en la hospitalización para la administración de antivirales, esteroides y un soporte respiratorio con oxígeno. En los casos con infecciones bacterianas asociadas se administran antibióticos específicos.


Al consultarle sobre el uso de máscaras y gafas protectoras en la calle y oficina, nos indica que su uso debe estar asociado a principios básicos de higiene, como es lavarse las manos y el rostro al llegar de la calle, ya sea que se estuvo de viaje, caminando, en sitios públicos como el bus, donde tuvimos contacto con pasamanos, barandas, puertas, intercomunicadores y asientos.

La misma precaución debemos tenerla en el trabajo antes de almorzar, ya que el teclado de la computadora y los teléfonos están entre los objetos más contaminados por virus y parásitos.

Finaliza indicando el Lic. Traviezo, que ante la presencia de síntomas y malestares, no debemos automedicarnos y si visitar al médico quien podrá determinar a través de exámenes físicos y de laboratorio, si se trata de un virus u otra enfermedad, e indicará el procedimiento y tratamiento más adecuado.


Desde Infoguia queremos recordarte que ante cualquier síntoma, visita al médico y evita la automedicación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario