lunes, 11 de junio de 2018

¿Ropa usada? ¡Si es negocio!

La venta de artículos usados es probablemente uno de los negocios rentables más comunes y más fáciles de empezar, principalmente para quien quiere obtener una entrada extra de dinero sin mucha inversión inicial. Además, es una buena opción para aquellas personas que fomentan la cultura de la conservación del ambiente, evitando el consumismo y estimulando el reciclaje y la reutilización de materiales.

Este tipo de emprendimiento consiste básicamente, en que la persona compra prendas de vestir usadas pero que estén bien conservadas y que sean de buena calidad, para venderlas a otras personas por un precio que le dé un margen de ganancia, pero que también resulte atractivo para el comprador, incluso le represente un ahorro monetario en comparación con la compra de prendas nuevas en una tienda establecida.

Para tener éxito realizando ese trabajo, es importante que tengas gusto por la moda y conocimientos sobre las tendencias de la actualidad, para elegir artículos adecuados a tu público meta; la habilidad para las ventas, saber negociar prendas de segunda mano, realizar promociones y difundir los productos también son importantes y, de ser posible, tener destreza para el arreglo de prendas de vestir, así ahorrarás dinero en lo concerniente a la realización de costuras o ruedos en el caso de que la piezas ameriten corregirle algún detalle.

Para empezar, necesitas encontrar a las personas que te venderán sus ropas usadas. Para eso, puedes seguir las siguientes estrategias: crear folletos anunciando que buscas productos para comprar, buscar ítems en sitios online especializados, hablar con personas que conozcas y contarles sobre tu negocio o anunciar tu necesidad en las redes sociales y en aplicaciones móviles.

En algunos casos, puedes incluso hacer un acuerdo con la persona y pagarle su parte después de que consigas realizar la venta, como una especie de venta por consignación. De esa manera, no necesitarás ninguna inversión para empezar.

Otra manera más sencilla de emprender en este campo, es literalmente vaciar tu closet y reunir esas prendas que ya no utilizas, o bien porque ya no te guste su estilo o que ya no te sirva su talla. ¿La ventaja? Además de ganar espacio en tu armario, obtendrás dinero tu ganancia!

Ahora bien, los artículos se pueden vender de distintas formas, una opción es tener un pequeño negocio, si tienes el espacio en tu casa o en otro lugar que poseas. Pero, si no es tu caso, puedes también hacer las ventas a domicilio, empezando con tus amigos, familiares y compañeros de trabajo, por ejemplo.

Otra alternativa muy interesante es realizar las ventas por internet o con apoyo de las distintas redes sociales, desde la aplicación Whatsapp hasta el Faceboock y el Instagram, las cuales brindan la posibilidad de publicar las fotos de las distintas piezas e interactuar con los potenciales clientes, brindando información sobre las características, tallas y precios de las distintas prendas.

Poco a poco, empezarás a conquistar un público fiel que en función de tu trato y la calidad de la ropa que vendas, correrá la voz, lo que te permitirá encontrar clientes con más facilidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario