martes, 26 de junio de 2018

El marketing ecológico y los consumidores verdes

Como nunca antes, el marketing moderno está focalizando su atención en los problemas sociales relacionados con la ecología, ello, en virtud de que la preocupación por el deterioro del medio ambiente ha dejado de ser una compleja tendencia social para convertirse en un fenómeno de marketing, el cual está dando lugar a la aparición de un nuevo segmento de consumidores: los consumidores verdes.
El consumidor verde o ecológico se puede definir como aquel que manifiesta su preocupación por el medio ambiente en su comportamiento de compra, buscando productos que sean percibidos como de menor impacto sobre el medio ambiente.
Para estos consumidores el calificativo ecológico es un atributo valorado en el proceso de decisión de compra. En algunos casos dicha valoración se manifestará en pagar un mayor precio por productos percibidos como ecológicos; en otros casos se traducirá en el rechazo de aquellos productos más contaminantes y en otras ocasiones, se manifestará en preferir el producto más ecológico en igualdad de condiciones funcionales como la calidad y la comodidad, además de los rasgos económicos que incluyen el precio, la cantidad y la promoción de ventas.
Como mencionamos al principio, la aparición de este nuevo consumidor preocupado no sólo por la satisfacción de sus necesidades actuales, sino también por la protección del entorno natural, ha obligado a las empresas a adoptar una nueva forma de entender el marketing: el marketing ecológico o marketing “verde”.
El marketing ecológico puede conceptualizarse desde dos perspectivas diferentes: desde la perspectiva social y desde la perspectiva empresarial.
Desde la visión del comportamiento de los individuos dentro de la sociedad, el marketing ecológico es una parte del marketing social, es decir, de aquel conjunto de actividades que estimulan la aceptación de ideas o comportamientos sociales que se consideran beneficiosos para la sociedad, o, por el contrario, tratan de frenar aquellos comportamientos que se juzgan como perjudiciales.
En este sentido, el marketing ecológico se podría definir como el conjunto de actividades desarrolladas por instituciones sin fines de lucro, para difundir ideas y comportamientos entre los ciudadanos y los distintos agentes sociales y económicos, en armonía con el cuidado y preservación del ambiente.
En lo que respecta a la visión empresarial, el marketing ecológico es el que aplican las empresas que adoptan un enfoque de marketing social para comercializar productos ecológicos, es decir, aquellas empresas que buscan satisfacer las necesidades sociales junto a las necesidades de los consumidores.
Bajo la perspectiva ecológica, el marketing debe contribuir al desarrollo sostenible, de forma que diseñe ofertas comerciales que permitan satisfacer las necesidades presentes de los consumidores sin comprometer la capacidad de satisfacer las necesidades de las próximas generaciones.
Pero más allá de las campañas y promociones, el marketing ecológico es, ante todo, una filosofía que debe impregnar todo el funcionamiento de la organización. En un futuro no muy lejano, aquellas empresas que no tengan en cuenta los criterios sobre la preservación del ambiente, quedarán rezagadas o fuera del mercado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario