jueves, 8 de marzo de 2018

Los hábitos del éxito

Empresarios, emprendedores y líderes comerciales cuyo rasgo común es el éxito, desarrollan una serie de hábitos que los ayudan a afrontar su día a día de una manera positiva, lo que los impulsa a ver hacia adelante, con entusiasmo y optimismo; actúan en pos de lograr sus metas con la certeza y la fe de que alcanzarán los objetivos que se proponen. 

Aplicándolos en la cotidianidad, estos hábitos se afianzan de tal manera que son perfectamente aplicables tanto a la vida personal como profesional. Aquí compartimos contigo algunas de estas prácticas para que las incorpores a tu vida cotidiana, de seguirlos, seguramente notarás un crecimiento en la productividad y tu desempeño será más efectivo.

Asume la responsabilidad de tu vida. En vez de echarle la culpa a los demás, por tus inconformidades o porque en un momento determinado no obtuviste aquello que esperabas, tienes que ponerte manos a la obra e intentar cambiar las cosas que no te satisfacen. Para lograrlo hay que empeñarse en aprender aquello que a uno le apasiona y entender cómo se puede emplearlo para mejorar la calidad de vida.

Actitud proactiva ante los retos de la vida. Muchas veces has experimentado la necesidad de alcanzar metas o cristalizar proyectos, pero aún cuando te apasione ese ansiado sueño, te diluyes en las tareas cotidianas, dándole largas a ese objetivo que tienes tiempo queriendo conquistar. La mejor manera de hacerlo es “haciéndolo”, es decir, pasar del dicho a los hechos concretos. Por ejemplo, para alcanzar resultados positivos en un proyecto personal deberás asumir esa actitud y mantenerte enfocado en la meta y apartar cualquier elemento que te distraiga, hobbies,  videos o excesivo tiempo revisando las redes sociales.

Ayuda a los demás. Una vez que asumas lo que te llena y apasiona, además de adquirir conocimientos en ese ámbito, podrás ir más lejos, utilizando dichos conocimientos junto a tus destrezas para ayudar a otras personas. Se tendrá una sensación de haber mejorado aunque sea un poco en la vida. De hecho, estudiosos de los hábitos de éxito recomiendan además, que en toda interacción ambas partes resulten ganadoras. Ya sea en el trabajo, el hogar o con tu pareja, debes intentar producir relaciones con beneficios para ambos, lo que abonará un terreno positivo bajo el enfoque de ganar-ganar.

Ser agradecido. Una muy buena manera para mantenerse positivo y aumentar la sensación de alegría es pensar en las cosas que te hagan sentir agradecido. Debes recordar las personas que te quieren por cómo eres, en que tienes salud, un hogar, trabajo y comida. Si puedes aplicar este ejercicio en algunos momentos del día se notará que la productividad se incrementará considerablemente.

Estos son apenas cuatro prácticas, pero de seguro te inspirarán a pensar en otras acciones que podrás incorporar poco a poco a tu cotidianidad y alimentar ese ambiente de éxito en todas tus relaciones, bien sea personales, de trabajo o negocios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario