lunes, 12 de marzo de 2018

¿Has escuchado hablar de Los Gemelos Digitales?

La NASA fue la primera en trabajar con la tecnología de apareamiento en los primeros días de la exploración espacial, al desarrollar sistemas que viajaran más allá de la capacidad de ver o monitorear físicamente. Pero en el año 2012, cuando la NASA acuñó el término “Gemelo Digital”, pocos imaginaban el poder que iba a tener este concepto futurista a nivel industrial.

Un gemelo digital se puede definir como un modelo virtual de un proceso, producto o servicio. Este emparejamiento de los mundos virtual y físico permite el análisis de datos y el monitoreo de sistemas, para evitar problemas antes de que se produzcan, prevenir tiempos de inactividad, desarrollar nuevas oportunidades, planificar el futuro mediante simulaciones y personalizar la producción a los requerimientos del cliente

El concepto de gemelos digitales consta de tres elementos: un gemelo físico en el mundo real, un gemelo digital en el espacio virtual que representa todos los datos operativos históricos y en tiempo real sobre el gemelo físico y la interconectividad que les permite compartir información. Los gemelos digitales se pueden utilizar para ejecutar simulaciones y analizar el gemelo operativo para monitorear procesos y buscar posibles averías.

Para entender cómo se genera un “Gemelo Digital”, tenemos que los sensores recopilan datos sobre el estado del proceso, producto o servicio en tiempo real. Los componentes están conectados a un sistema basado en La Nube que recibe y procesa toda la información obtenida. Esta entrada analiza y compara todo lo obtenido junto con otros parámetros contextuales.

Una vez obtenido este análisis, se puede generar de manera virtual el proceso, producto o servicio y dotarlo de todas aquellas transformaciones antes de su fabricación y es solo cuando virtualmente se consigue satisfacer los requisitos de un proyecto, se produce físicamente.

En relación con las aplicaciones y ventajas del Gemelo Digital, encontramos que la prevención de posibles fallas en las máquinas constituye uno de los aspectos más resaltantes.

Asimismo, gracias al análisis y simulación virtual, las empresas podrían ahorrar un 70% de energía, lo que repercutiría en una reducción de costos, tanto para el productor como para el consumidor final.
De hecho, el Gemelo Digital permite la producción de piezas personalizadas y adaptadas a las demandas y requerimientos específicos de los clientes.

El análisis de los datos y la simulación posterior permite crear un comportamiento predictivo. De este modo, entre otros ejemplos, se puede adaptar el flujo de transporte público a la demanda, modificar la señalización vial al tráfico o regular los sistemas de climatización de un edificio al número de personas presentes en las instalaciones.

Finalmente, hay que señalar que habrá millones de elementos que contarán con gemelos digitales dentro de los próximos cinco años. ¿Estás listo para sumarte a esta tendencia?


No hay comentarios:

Publicar un comentario