martes, 20 de febrero de 2018

Aspectos que definen el liderazgo empresarial

El liderazgo empresarial es detentado por aquel jefe, gerente o directivo de una empresa que logra captar la voluntad de sus empleados, para que estos se compenetren con el rumbo de la institución y acepten en buenos términos sus directrices, exhortaciones y sugerencias, reconociendo en él, capacidad de mando y competencia organizativa.

Quien es líder empresarial logra que las voluntades particulares se subordinen al interés de la empresa, sin descuidar la sensibilidad de las personas, para que trabajen con agrado y con la seguridad de que el éxito de la organización, también les pertenece a ellos.

El líder es quien desde la cúspide del organigrama, se convierte en el guía y el alma de la empresa, gracias a su ejemplo y entrega. El líder debe ser un estratega, emprendedor, motivador y facilitador, teniendo siempre como norte, los objetivos de la organización.

Para ti, que debes estar deseoso de motivar a tu equipo laboral y obtener de sus integrantes el mayor grado de colaboración, es importante que conozcas algunas de las principales cualidades que debes poseer para convertirte en un verdadero líder empresarial.

Sé transparente. Un equipo que advierte que se le está ocultando algo es un equipo desconfiado. Si ocultas información, perderás la confianza de tu equipo porque creerán que no cuentas con ellos y te darán la espalda. Si compartes lo que pasa, calmarás posibles temores a la vez que inyectarás motivación en cada uno de los integrantes de tu staff.

Sé responsable. El liderazgo también es una responsabilidad. Los líderes eficaces son conscientes de su responsabilidad sobre el equipo que lideran y esta pasa a ser su mayor preocupación. Si alguna vez pierdes empatía o dedicación hacia las personas que estás liderando, te estarás alejando de ser un buen líder.

Establece empatía con tu personal. Cuando alguien plantea un problema o una preocupación, un buen líder trata de comprenderlo considerando la visión de la persona sobre el conflicto. Demostrar empatía es la prueba de que el líder ha escuchado. Tu respuesta debe ir en sintonía con las preocupaciones que tu interlocutor ha planteado.

Desarrolla el altruismo. Preocuparte por el bienestar de los demás hará que el equipo trabaje mejor y obtenga mejores resultados. Dar paso a las emociones facilita que tu personal te conozca a ti y viceversa, te conectará a nivel personal. Se trata de hacer más humana la relación. Un “buenos días” por la mañana o interesarte en familiares o aficiones de tus empleados, ayudará a estrechar el nexo con ellos.

Ten una visión clara y comunícala al equipo. Ten una visión clara y convincente sobre el futuro de tu proyecto y comunícala a tu equipo. Eso motivará y focalizará al grupo. Actúa como si la visión fuera real y compártela con los demás para que también puedan visualizar esa idea y hacer lo necesario para concretarla.

Fomenta canales de comunicación. La comunicación es fundamental en cualquier tipo de relación, desde las familiares e interpersonales, así como las grupales, más aún cuando se trata de equipos de trabajo que comparten varias horas interactuando en un mismo espacio para lograr un objetivo común. La comunicación te acercará más a tu gente y acortará la distancia jefe-empleado.

Gánate su respeto. Un líder con carácter no tendrá la necesidad de imponer reglas o aplicar una fuerte supervisión para conseguir que su equipo cumpla con las tareas. Dicho en otras palabras, no precisará recurrir a su posición para obtener resultados: lo logra porque genera la suficiente confianza y respeto entre los integrantes de su equipo.

Encuentra cursos, asesoría y herramientas de liderazgo en Infoguia.com 


No hay comentarios:

Publicar un comentario