lunes, 24 de febrero de 2014

¿Cómo ayuda la música a nuestra salud?

Con la única finalidad de ayudar a toda nuestra comunidad en su cotidianidad, hemos pedido a algunos colaboradores crear una serie de recomendaciones de interés general para compartir con ustedes en nuestro Blog.

La música puede ayudar tanto en la salud preventiva como a nivel terapéutico. Cada día descubren más beneficios.

Uno de los grandes tesoros de la historia y las creaciones del hombre. Quienes escuchan constantemente música gozan de buena salud y pueden ayudarse a sí mismos al padecer alguna enfermedad. Está más que demostrado que melodías bien seleccionadas despiertan emociones, calman dolores y aportan paz.

Comencemos diciendo que gran cantidad de enfermedades sufridas por el ser humano se asocian con el estrés y en este combate la música es una gran arma porque quienes la escuchan tienden a relajarse y liberar tensiones.

Por otro lado, la música estimula el cerebro y favorece la concentración. Melodías suaves y tranquilas aumentan la capacidad de enfoque en las tareas realizadas y brindan la calma necesaria para aumentar la creatividad.

Otro de los grandes beneficios es la reducción del envejecimiento cerebral cuando se es adulto mayor. Un estudio de la Revista Neuropsychology ha demostrado que podría haber aumento en la agilidad mental durante la vejez si se tiene mayor formación y entrenamiento musical.

Por si fuera poco, si es una de esas personas a las que le cuesta quedarse dormido, tener el hábito de oír una melodía suave minutos antes de dormir puede ayudarlo a solucionar el problema; brindándole mejores horas de sueño y descanso lo que se traduce en mayor productividad y desempeño en la vida diaria.


Finalmente, la música no sólo es una herramienta preventiva para cuidar la salud sino que también puede ser parte de terapias cuando se sufren enfermedades. El dolor crónico se ve reducido notablemente al oír sus piezas preferidas, los hipertensos pueden ver mejorar la tensión oyendo música relajante y quienes padecen cáncer u otras enfermedades que requieren tratamientos fuertes pueden aliviar la ansiedad y mejorar la disposición del cuerpo para recibir la medicina.

La música entonces ayuda de diferentes maneras a mantener la salud en óptimas condiciones y puede ser una aliada a la hora de aplicar terapias y tratamientos para combatir muchas enfermedades.


Por: Aimara Cañizales.
Periodista.

Internet y menores de edad

Con la única finalidad de ayudar a toda nuestra comunidad en su cotidianidad, hemos pedido a algunos colaboradores crear una serie de recomendaciones de interés general para compartir con ustedes en nuestro Blog.

Las ventajas y riesgos de la web, imponen educar a los pequeños sobre cómo convivir con este recurso tecnológico.

Existe un cambio en la forma en que los adolescentes se relacionan entre sí. Los niños dominan ahora Internet mejor que sus padres. 

De esas nuevas formas de comunicarse han surgido nuevos riesgos como el grooming, una práctica a través de la cual un adulto se gana la confianza de un menor con un propósito sexual. El sexting o intercambio de material erótico con el que luego llegan a extorsionarse.

Por otra parte, existe el ciberbullying, o acoso entre menores que en Internet con un alcance que puede mucho daños, no sólo al menor, sino a su familia y amigos.

En muchos países,  la edad mínima para acceder a una red social, excepto a las específicas para menores, es de 14 años. En algunos casos, los menores 14 pueden acceder a la red social a través del consentimiento paterno. Por ello, la Red Social solicita el permiso antes de permitir que se lleve a cabo el registro del perfil.

El desarrollo de la telefonía móvil y de los Smartphones permite que los jóvenes puedan tener acceso a Internet en su bolsillo.

La edad media de inicio en la telefonía móvil por parte de los menores se sitúa entre los 10 y los 12 años. Además, la mayoría de los menores accede a internet en su casa o en la calle.

Los pequeños tienen que valorar la comunicación física por encima de la que pueden entablar a través de las nuevas tecnologías. Las ventajas de conocer al interlocutor frente a los riesgos de no hacerlo. Su educación es la base de un futuro Internet más seguro. 

Así, es importante decirles que tienen que tener en cuenta que hablar habitualmente con un desconocido en internet, no le convierte en conocido. La adicción a las nuevas tecnologías es un problema en alza que los padres no deben descuidar y darle la importancia que tiene. El tiempo que pasen sus hijos en Internet tiene que estar limitado, según sean las motivaciones de uso de la red y la edad.


Por: Carlos Roa.
Periodista.


Cómo combatir la fatiga visual.

Con la única finalidad de ayudar a toda nuestra comunidad en su cotidianidad, hemos pedido a algunos colaboradores crear una serie de recomendaciones de interés general para compartir con ustedes en nuestro Blog.

Tanto el trabajo como el ocio, transcurren ante pantallas. Para cuidar los ojos, se deben adoptar medidas de higiene


Desde hace unos años, son cada vez más frecuentes los casos de fatiga ocular debido al uso -y abuso- de las computadoras. Adicionalmente los televisores, las tablets, los smartphones y algunos e-books también producen estas molestias.

Y no sólo se utilizan este tipo de pantallas para trabajar, cada vez más ocupan gran parte del ocio. Esto acaba repercutiendo en la visión de forma negativa, ya que se tiende a forzarla en demasía.

Si el lugar en el que utilizamos los dispositivos electrónicos está mal iluminado, tendremos que forzar más la vista. Además, si la resolución de la pantalla es pobre y tiene reflejos o brillos potentes, nuestros ojos se cansarán antes que si estamos trabajando en unas condiciones óptimas con buena iluminación y con una pantalla de mejor calidad.

También propicia la aparición de la fatiga visual el hecho de bajar la frecuencia del parpadeo. En circunstancias normales parpadeamos de 12 a 20 por minuto pero si nos situamos frente a una pantalla de cualquier aparato electrónico nuestro parpadeo se reduce a una media de entre 18,4 y 3,6 veces por minuto. Esta baja frecuencia provoca sensación de picor o sequedad en los ojos. Se produce un menor lagrimeo en personas que trabajan frente a pantallas de ordenador, ya que se aumenta la desecación de la superficie ocular, provocando que aumente la sequedad del ojo y, por tanto, que aumente la fatiga ocular.

Entre las medidas para combatir la fatiga visual, destacan descansos de 5 minutos por cada hora de lectura. Para descansar los ojos, alternar la visión entre un objeto cercano y otro lejano (mirando por la ventana, por ejemplo). Ajustar el brillo y contraste de la pantalla  y buscar la luz ambiental apropiada, mejor si es natural. Mantén el monitor a unos 60 cm de distancia y ligeramente por debajo del nivel de los ojos. Y, aunque parezca obvio, recordar que es necesario parpadear. Debido a la concentración, solemos hacerlo mucho menos de lo normal.



Por: Carlos Roa.
Periodista.

Cómo lidiar con el estrés

Con la única finalidad de ayudar a toda nuestra comunidad en su cotidianidad, hemos pedido a algunos colaboradores crear una serie de recomendaciones de interés general para compartir con ustedes en nuestro Blog.


La vida contemporánea lleva implícito el estrés, por lo cual hay que aprender técnicas para manejarlo adecuadamente

El estrés es la respuesta fisiológica del organismo ante una serie de estímulos externos, los cuales son interpretados por nuestra mente de determinada manera.  Se trata de una respuesta ante una sobrecarga de tensiones que altera el sistema nervioso y muchas veces es causa de aparición de enfermedades.

El estrés también afecta a la conducta de quien lo padece, que puede experimentar constantes cambios de ánimos, nerviosismo, faltas de concentración, caída de cabello, por citar unos cuantos de sus muchos síntomas.

Para ayudar a combatirlo, es prioritario tener un descanso diario de 8 horas como mínimo ayudará a revitalizarse y a recuperar energía. Dormir poco genera fatiga y desencadena el mal humor.

Dar un paseo, mirar el mar, ayudan enormemente a disipar las tensiones y a relajar la mente. Respirar aire puro y cambiar de aires siempre es bueno ya que ayuda pensar mejor y atrae nuevas y mejores ideas.

La respiración es clave. Debe de ser profunda, bien hecha. Después de unos momentos de respirar bien, se logra mejorar el estrés. 

Practicar algún deporte es el método ideal para liberar tensión después de pasar horas en el trabajo o en clase.  Hay que relacionarse con personas para conversar, disipar dudas y fortalecer amistades. Estas interacciones sociales resultan relajantes y terapéuticas.

Obsequiar el oído y el espíritu escuchando música apacible es una de las terapias más relajantes contra la tensión cotidiana. Debe ser suave, instrumental, de flauta, de sonidos de la naturaleza, si el objetivo es contrarrestar la tensión. 

Cultivar la vida espiritual también es una estrategia descuidada por muchos. Meditar, hacer lecturas al respecto y explorar las creencias que a cada quien motiven más, ayudan a sobrellevar mejor la vida. 

Se debe evitar el café o bebidas con cafeína, pues este componente eleva el ritmo cardíaco y quita horas de sueño. Esto en exceso a la larga ataca el sistema nervioso.

Con una adecuada estrategia de acción se puede mantener a raya el estrés cotidiano y asegurarse una mejor calidad de vida.



Adaptado.
Original por: Carlos Roa.
Periodista. 


Cómo viajar seguros en taxi

Con la única finalidad de ayudar a toda nuestra comunidad en su cotidianidad, hemos pedido a algunos colaboradores crear una serie de recomendaciones de interés general para compartir con ustedes en nuestro Blog.

Uno de los medios de transporte más utilizados en el mundo es el taxi. Proporciona la ventaja de llevar a los pasajeros directamente a su destino, con privacidad y atención individualizada. Sin embargo, el peligro siempre presente en las grandes ciudades, hace que algunos tengan desconfianza al utilizarlos. Tomando precauciones sencillas, se puede disponer de esta alternativa de desplazamiento sin nada que temer.

Es mejor utilizar taxis de línea que los de la calle. Son más costosos; pero garantizan unidades en mejor estado, choferes entrenados y están plenamente identificados a los fines de seguridad.

Es recomendable conversar con el taxista, ya que los conductores que conversan con sus clientes son menos propensos a cometer delitos. Pero eso no significa entrar en detalles íntimos que comprometan la seguridad del pasajero.

Antes de tomar un taxi hay que preguntar la tarifa y tener efectivo para pagar, no es recomendable que el taxista lleve al pasajero a un cajero a sacar dinero. Es un derecho preguntar  qué calles tomará. Si alguna se presta a desconfianza, es preferible solicitarle que busque otra.

También vale apuntar o recordar el  número de la placa. Si alguien acompaña al pasajero  a que aborde el taxi, puede apuntar la matrícula.  Otra opción es anotarlo en un mensaje de texto y enviarlo a alguien.

Es común aprovechar el viaje para escuchar música o leer algo; pero ello distrae la atención. Tampoco es conveniente dormir. Es aconsejable confiar en los instintos: al tener alguna sensación incómoda, por más imprecisa que sea, es mejor abandonar la unidad con alguna excusa creíble, como adquirir alguna medicina en una farmacia. 

Por: Carlos Roa
Periodista.