jueves, 29 de mayo de 2014

Las mascotas mundialistas - ¿y quién es FULECO? - la mascota oficial Brasil 2014.

Las mascotas de los Mundiales de Fútbol son artículos de mercadeo por excelencia para niños, coleccionistas y amantes del deporte.  Así que hablemos un poco de ellas, y de FULECO, el armadillo que acompaña Brasil 2014.

La costumbre de presentar una mascota en un campeonato cada cuatro años, se transforma en una expresión cultural de cada país anfitrión.

La Copa Mundial Inglaterra 1966 inauguró las mascotas con World Cup Willie - un león antropomórfico -
Luego de Willie, vinieron Juanito, el niño mexicano en el año 1970; Tip y Tap dos niños en Alemania 1974; Gauchito, el niño argentino en 1978; Naranjito en España 1982; el chile jalapeño Pique en México 1986; CIAO como una barra con los colores Italia 1990 que representaba un futbolista; Striker el perro estadounidense en 1994; Footix un gallo doméstico para Francia 1998; las criaturas futurísticas Ato, Kaz y Nik en Corea – Japón 2002; Goleo VI y Pille como el león y el balón en Alemania 2006; y entonces llegó para Sudáfrica 2010 con Zakumi, un Leopardo africano para cuya alguna variedad de especie sigue en peligro de extinción.

Si vemos lo que han representado las mascotas, nos damos cuenta que antes no hubo tanta polémica con la protección animal, hasta ahora, que para Brasil 2014, la mascota seleccionada si está en real peligro de extinción.

Se trata de FULECO, un armadillo brasilero de tres bandas, un mamífero que puede protegerse formando una bola o balón, ideal para asociarlo con el fútbol. 

El nombre científico de FULECO es Tolypeutes tricinctus, los brasileros le llaman Mataco Bola, Quirquincho Bola, o Tatú Bolita. Así, el nombre y características puede variar según su zona geográfica, por ejemplo para Venezuela, su hermano es el cachicamo.

FULECO vive en la caatinga (matorral espinoso seco del noreste de Brasil), y también en la parte oriental del cerrado (sabana arbustiva en el centro de Brasil).

La población, se alimenta principalmente de hormigas y termitas, moluscos, gusanos, fruta y carroña, ha sufrido un descenso rápido de 30% en los últimos 10 años, para algunos, su estado de conservación es  "vulnerable" y para otros expertos de "amenaza".

Según la revista Biotropic, sólo está protegida el 4,6 % de la superficie donde vive el armadillo, que suma 731.981 kilómetros cuadrados. Así que al parecer, es una verdadera proeza ayudar al simpático FULECO.

La misma revista Biotropic sugirió como proyecto, que se protejan diez kilómetros cuadrados de la Caatinga por cada gol que se marque durante el Mundial,  si ello se aprueba y se cumple la media del 170 goles de los últimos tres mundiales, significaría 1.700 kilómetros cuadrados protegidos de su habitad en Caatinga, siempre y cuando el Gobierno y los involucrados, realmente se interesen por el proyecto y lo mantengan en marcha luego del evento.

La FIFA, al aceptar la mascota ya hace difusión mundial de la situación del armadillo, así que correspondería a patrocinantes interesados en el proyecto conservacionista, grupos proteccionistas y gobierno seguir en conversaciones, negociaciones varias para salvar al armadillo que para ésta Copa se llama FULECO.


No hay comentarios:

Publicar un comentario