lunes, 24 de febrero de 2014

Internet y menores de edad

Con la única finalidad de ayudar a toda nuestra comunidad en su cotidianidad, hemos pedido a algunos colaboradores crear una serie de recomendaciones de interés general para compartir con ustedes en nuestro Blog.

Las ventajas y riesgos de la web, imponen educar a los pequeños sobre cómo convivir con este recurso tecnológico.

Existe un cambio en la forma en que los adolescentes se relacionan entre sí. Los niños dominan ahora Internet mejor que sus padres. 

De esas nuevas formas de comunicarse han surgido nuevos riesgos como el grooming, una práctica a través de la cual un adulto se gana la confianza de un menor con un propósito sexual. El sexting o intercambio de material erótico con el que luego llegan a extorsionarse.

Por otra parte, existe el ciberbullying, o acoso entre menores que en Internet con un alcance que puede mucho daños, no sólo al menor, sino a su familia y amigos.

En muchos países,  la edad mínima para acceder a una red social, excepto a las específicas para menores, es de 14 años. En algunos casos, los menores 14 pueden acceder a la red social a través del consentimiento paterno. Por ello, la Red Social solicita el permiso antes de permitir que se lleve a cabo el registro del perfil.

El desarrollo de la telefonía móvil y de los Smartphones permite que los jóvenes puedan tener acceso a Internet en su bolsillo.

La edad media de inicio en la telefonía móvil por parte de los menores se sitúa entre los 10 y los 12 años. Además, la mayoría de los menores accede a internet en su casa o en la calle.

Los pequeños tienen que valorar la comunicación física por encima de la que pueden entablar a través de las nuevas tecnologías. Las ventajas de conocer al interlocutor frente a los riesgos de no hacerlo. Su educación es la base de un futuro Internet más seguro. 

Así, es importante decirles que tienen que tener en cuenta que hablar habitualmente con un desconocido en internet, no le convierte en conocido. La adicción a las nuevas tecnologías es un problema en alza que los padres no deben descuidar y darle la importancia que tiene. El tiempo que pasen sus hijos en Internet tiene que estar limitado, según sean las motivaciones de uso de la red y la edad.


Por: Carlos Roa.
Periodista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario