lunes, 24 de febrero de 2014

Cómo viajar seguros en taxi

Con la única finalidad de ayudar a toda nuestra comunidad en su cotidianidad, hemos pedido a algunos colaboradores crear una serie de recomendaciones de interés general para compartir con ustedes en nuestro Blog.

Uno de los medios de transporte más utilizados en el mundo es el taxi. Proporciona la ventaja de llevar a los pasajeros directamente a su destino, con privacidad y atención individualizada. Sin embargo, el peligro siempre presente en las grandes ciudades, hace que algunos tengan desconfianza al utilizarlos. Tomando precauciones sencillas, se puede disponer de esta alternativa de desplazamiento sin nada que temer.

Es mejor utilizar taxis de línea que los de la calle. Son más costosos; pero garantizan unidades en mejor estado, choferes entrenados y están plenamente identificados a los fines de seguridad.

Es recomendable conversar con el taxista, ya que los conductores que conversan con sus clientes son menos propensos a cometer delitos. Pero eso no significa entrar en detalles íntimos que comprometan la seguridad del pasajero.

Antes de tomar un taxi hay que preguntar la tarifa y tener efectivo para pagar, no es recomendable que el taxista lleve al pasajero a un cajero a sacar dinero. Es un derecho preguntar  qué calles tomará. Si alguna se presta a desconfianza, es preferible solicitarle que busque otra.

También vale apuntar o recordar el  número de la placa. Si alguien acompaña al pasajero  a que aborde el taxi, puede apuntar la matrícula.  Otra opción es anotarlo en un mensaje de texto y enviarlo a alguien.

Es común aprovechar el viaje para escuchar música o leer algo; pero ello distrae la atención. Tampoco es conveniente dormir. Es aconsejable confiar en los instintos: al tener alguna sensación incómoda, por más imprecisa que sea, es mejor abandonar la unidad con alguna excusa creíble, como adquirir alguna medicina en una farmacia. 

Por: Carlos Roa
Periodista.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada