lunes, 24 de febrero de 2014

Cómo combatir la fatiga visual.

Con la única finalidad de ayudar a toda nuestra comunidad en su cotidianidad, hemos pedido a algunos colaboradores crear una serie de recomendaciones de interés general para compartir con ustedes en nuestro Blog.

Tanto el trabajo como el ocio, transcurren ante pantallas. Para cuidar los ojos, se deben adoptar medidas de higiene


Desde hace unos años, son cada vez más frecuentes los casos de fatiga ocular debido al uso -y abuso- de las computadoras. Adicionalmente los televisores, las tablets, los smartphones y algunos e-books también producen estas molestias.

Y no sólo se utilizan este tipo de pantallas para trabajar, cada vez más ocupan gran parte del ocio. Esto acaba repercutiendo en la visión de forma negativa, ya que se tiende a forzarla en demasía.

Si el lugar en el que utilizamos los dispositivos electrónicos está mal iluminado, tendremos que forzar más la vista. Además, si la resolución de la pantalla es pobre y tiene reflejos o brillos potentes, nuestros ojos se cansarán antes que si estamos trabajando en unas condiciones óptimas con buena iluminación y con una pantalla de mejor calidad.

También propicia la aparición de la fatiga visual el hecho de bajar la frecuencia del parpadeo. En circunstancias normales parpadeamos de 12 a 20 por minuto pero si nos situamos frente a una pantalla de cualquier aparato electrónico nuestro parpadeo se reduce a una media de entre 18,4 y 3,6 veces por minuto. Esta baja frecuencia provoca sensación de picor o sequedad en los ojos. Se produce un menor lagrimeo en personas que trabajan frente a pantallas de ordenador, ya que se aumenta la desecación de la superficie ocular, provocando que aumente la sequedad del ojo y, por tanto, que aumente la fatiga ocular.

Entre las medidas para combatir la fatiga visual, destacan descansos de 5 minutos por cada hora de lectura. Para descansar los ojos, alternar la visión entre un objeto cercano y otro lejano (mirando por la ventana, por ejemplo). Ajustar el brillo y contraste de la pantalla  y buscar la luz ambiental apropiada, mejor si es natural. Mantén el monitor a unos 60 cm de distancia y ligeramente por debajo del nivel de los ojos. Y, aunque parezca obvio, recordar que es necesario parpadear. Debido a la concentración, solemos hacerlo mucho menos de lo normal.



Por: Carlos Roa.
Periodista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada